Descárgate GRATIS los primeros capítulos de Pastel de Plátano - Descubre Tus Dones y Tu Propósito Personal

Tu vida es tu espejo

Te sientes satisfecha, contenta por las mañanas de empezar un nuevo día, con ilusión por lo que te espera. Los diferentes aspectos de tu vida (trabajo, relaciones, actividades, etc.) te resultan estimulantes y te proporcionan satisfacción, aunque surjan tropiezos puntuales. Tienes la sensación de ser la dueña de tu vida, una vida que te llena. ¡Fantástico! Es evidente que estás en tu camino, aquél que te llevará a la expresión de tu potencial y te llenará de satisfacciones.

Si no es así, tu situación puede situarse en cualquier punto de la escala de grises. Puede ser que te sientas llena y satisfecha en algunos aspectos de tu vida, y en otros te limites a “ir haciendo”. Puede ser que algún aspecto particular te resulte más bien “pesado”. O incluso puedes encontrarte francamente “a disgusto”. El extremo opuesto al caso ideal seria cuando no te encuentras a gusto en ninguna de las facetas de tu vida y, a demás, todo va mal (¡en este caso acostumbra a pasar!).

Si te preguntas (¡si tienes el coraje de preguntarte!) si estás haciendo lo mejor que podrías hacer con tu vida, sólo hace falta que le des una ojeada, a ella y a ti misma. ¿Hay algún aspecto en el que “vayas haciendo”, sea más bien “pesado” o te sientas “a disgusto”? ¿Te sientes satisfecha en los diferentes aspectos de tu vida?

La experiencia (propia y ajena) me ha dejado muy claro que la Vida siempre te indica si estás donde mejor podrías estar. Cuando llega el momento de incorporar algún cambio te lo indica con una caricia, una suave sensación, como una ilusión o un sueño de mejora mientras vas haciendo. Cuando continuas en la misma situación, sin hacer demasiado caso a sueños e ilusiones, te da un codazo… ya no te encuentras tan a gusto, se empieza a hacer pesado. Si continuas ignorando la situación ¡las indicaciones vendrán a golpe de martillo! Te encontrarás a disgusto y probablemente vayan surgiendo dificultades.

Tu vida siempre te indica cuándo es el momento de emprender un cambio. Este cambio no siempre tiene que ser una gran reestructuración. En muchos casos se trata de pequeños ajustes, pequeños movimientos que te permiten adaptar la faceta (sea trabajo, una relación o lo que sea) a tu realidad. Es espectacular como, simplemente escuchándote a ti misma y reajustando algunos aspectos, de golpe todo vuelve a brillar.

En otros casos, se hace necesario un cambio más importante.

¿Cómo y hacia dónde?

Sueña. Atrévete a soñar. ¿Qué te gustaría?

Ten el valor de planteártelo como una cosa posible.

“No te hubieran dado la capacidad de soñar sin darte también la posibilidad de convertir tus sueños en realidad”

(Adaptación de una frase de Hector Tassinari)

Yo sé que es cierto. Créetelo tu también.

Con mis mejores deseos,

Marta

About the Author

Hola, soy Marta Ayuso, coach transformacional. Estoy aquí para ayudarte a sacar a la luz la mujer increíblemente brillante que eres - y a conseguir de paso tu Vida perfecta. Puedes leer más sobre mi aquí.

Leave a Reply 0 comments

Top