Descárgate GRATIS los primeros capítulos de Pastel de Plátano - Descubre Tus Dones y Tu Propósito Personal

Ilusión, Inspiración

Días atrás una clienta me hablaba de su depresión, de su falta de ilusión. Haciendo un repaso a su pasado inmediato, pronto vimos que ésa falta de ilusión no era tan real ni tan prolongada como parecía. Había tenido sus ilusiones, unas pequeñas, otras grandes. Y descubrimos que, una tras otra, las había desestimado por difíciles, inconvenientes, egoístas o agotadoras. Razones extrañas de oír relativas a sus ilusiones, pero muy reales para ella.

Lo cierto es que cada ilusión es una inspiración, un regalo para el corazón y para el alma. Si respondemos con argumentos y miedos la inspiración muere, desaparece.

La inspiración, la ilusión, es algo etéreo, sutil, fácil de manipular y dejar atrás. La máquina mental, aferrada a su necesidad de certeza y seguridad, encontrará infinidad de razones para desvirtuarla.

Pero también es cierto que lo que nos da fuerza y energía auténticas, que nacen de dentro, es dar a luz a nuestras ilusiones e inspiraciones. Pueden ser cosas pequeñas, que halaguen algún sentido. O pueden ser cosas mayores, que construyan un camino.

Dar vida a una ilusión no siempre es fácil. En muchos casos, la inspiración nos conduce a zonas desconocidas, a nuevos retos. Para cumplir una ilusión a menudo tenemos que movernos fuera de los límites de lo que nos es confortable y conocido. Muchas veces implica hacer algo poco habitual para nosotros, que nos da miedo o nos avergüenza.

En contrapartida, cada paso que hacemos fuera de nuestra zona de confort nos hace crecer, nos da seguridad y confianza, amplia nuestros límites y nos llena de satisfacción. Así es cómo hacemos de nuestra vida un camino satisfactorio y enriquecedor.

El caso del que hablamos es tristemente común. Ilusiones, unas pequeñas, otras grandes, que han sido desestimadas, una tras otra, que generan falta de energía, inmovilidad, pesadez y sobretodo tristeza y vacío.

Los retos no lo serían si fuesen fáciles. El crecimiento no lo sería si continuáramos en el mismo sitio donde empezamos. Cualquier salto, grande o pequeño, implica dejar de tocar en algún momento con los dos pies en el suelo. Y en muchas ocasiones implica soltar creencias que tenemos aferradas con firmeza.

Como siempre, la decisión es nuestra. Nosotros escogemos.

¿Nos ahogamos o nos expandimos?

Por tu auténtica expresión,

Marta

About the Author

Hola, soy Marta Ayuso, coach transformacional. Estoy aquí para ayudarte a sacar a la luz la mujer increíblemente brillante que eres - y a conseguir de paso tu Vida perfecta. Puedes leer más sobre mi aquí.

Leave a Reply 0 comments

Top